Culturas de la Montaña

Culturas de la Montaña

 

Las MONTAÑAS, lugares mágicos e incluso sagrados para algunas poblaciones, testimonios del poder sobrehumano de la propia naturaleza y parte fundamental de nuestra historia en la tierra como humanidad; deben ser conservadas y protegidas para nuestro futuro y el de las nuevas generaciones.

“Culturas de la Montaña: celebrar la diversidad y fortalecer la identidad”. Lema en torno al que gira este 11 de diciembre de 2016 EL DÍA INTERNACIONAL DE LAS MONTAÑAS, basado en el apabullante patrimonio cultural que nos ofrecen, ellas y sus gentes. El estilo de vida de los pueblos de montaña debe cuidar de este patrimio tradicinal y preservar ese valioso conocimiento ancestral. Las técnicas tradicionales son clave para la gestión de los frágiles ecosistemas montañosos. El suelo, el agua y los bosques no son solo recursos naturales. Las nuevas generaciones han de comprender que su bienestar y el futuro de sus hijos dependen de la cuidadosa administración del medio ambiente.

En las montañas hay vida, y, esta depende de su cuidado y mantenimiento. Son proveedoras de recursos naturales de valor incalculable, aire, sol, agua, entre otros. Son la base de la agricultura, la ganadería y la obtención de productos naturales, de los que viven muchas gentes allá en las alturas.

Los Montes Asoniegos, son ecosistemas únicos que ocupan una parte importante de nuestro territorio, nos proporcionan recursos, también únicos, especies vegetales y animales autóctonas. Son un tesoro que debemos cuidar y evitar su degradación provocada por la acción humana. Los montañeses desempeñan un papel fundamental en la gestión de los ecosistemas donde viven; generación tras generación han desarrollado usos racionales del suelo, adaptaciones al cambio climático, dietas alimenticias tradicionales y productos únicos que contribuyen a la biodiversidad del planeta.

Creemos conciencia de la importancia que tienen las montañas para la vida, y, alianzas que produzcan un cambio positivo hacia la gestión sostenible de estos lugares, afrontando sus oportunidades y limitaciones.

Por: Mariantonia Santamaría

No Comments

Post A Comment